Vaya... la página que buscas no está aquí. Intenta buscarla más arriba.
  • Política
    AFP

    China advierte al Foro Económico Mundial de Davos del peligro de una "nueva Guerra Fría"

    El presidente chino, Xi Jinping, advirtió el lunes del peligro de una "nueva Guerra Fría" y abogó por el multilateralismo en la inauguración del Foro Económico Mundial, que este año abandonó la nieve de Davos en Suiza y se celebra en formato videoconferencia.

  • Ocio
    Yahoo Vida y Estilo

    La obsesión de Isabel Pantoja con Paquirri salpica una supuesta manipulación en la portada de una revista Hola

    La tonadillera habría forzado a Kiko a pintar de azul los ojos de Carlota en portada de Hola para que se pareciera a Paquirri.

  • Política
    Agencia EFE

    Galicia limita las reuniones a convivientes, la movilidad y cierra la hostelería

    Santiago de Compostela, 25 ene (EFE).- Galicia permitirá desde la medianoche del martes al miércoles y durante las próximas tres semanas únicamente las reuniones de convivientes, limita la movilidad al propio municipio, cerrará la hostelería completamente, los centros comerciales el fin de semana y adelantará el cierre de comercios a las 18 horas.

  • Noticias
    Cine 54

    Coto Matamoros regresa e inicia una nueva guerra entre hermanos

    Coto Matamoros ha regresado a los medios de comunicación dispuesto a retomar la guerra pública con su hermano Kiko Matamoros.

  • Política
    Bloomberg

    Ataques e insultos reciben a venezolanos que huyen de la miseria

    (Bloomberg) -- El mes pasado, en un autobús en Bogotá, la capital de Colombia, hombres armados con cuchillos amenazaron a los pasajeros venezolanos. En Guayaquil, Ecuador, estalló una batalla con palos entre vendedores locales y venezolanos en las aceras. En la Trinidad de habla inglesa, los venezolanos evitan hablar español en público.La caída de Venezuela al hambre y al caos ha generado tensión en la región durante varios años, y cada mes miles de venezolanos salen del país para refugiarse en países cercanos. Pero ahora que el número de venezolanos en el exilio alcanza los 5,4 millones, la devastación de la pandemia está aumentando el nivel de hostilidad hacia los recién llegados.En un momento en que Joe Biden comienza su presidencia prometiendo cambiar la política hacia Latinoamérica, se enfrenta a una crisis de refugiados de proporciones sin precedentes que está causando nuevos disturbios sociales. Sanciones impuestas por la Administración Trump para derrocar al presidente Nicolás Maduro han aumentado la miseria de los venezolanos comunes que siguen saliendo del país con la esperanza de un nuevo comienzo.Eso es abrumador para aliados de Estados Unidos, como Colombia y Perú, mientras luchan por recuperarse de las peores caídas económicas de sus historias.La agencia de estadísticas de Colombia dijo el año pasado que solo un 71% de los hogares come tres comidas al día, en comparación con el 89% antes de la pandemia. Mientras tanto, unos 600 venezolanos cruzan a Colombia todos los días, según la Organización de Estados Americanos.La actitud inicial “generosa y humana” de Colombia hacia el éxodo está dando cada vez más paso a la xenofobia a medida que los servicios sociales están bajo presión, dijo Gabriel Silva, exembajador en Washington.Eso describe la experiencia de Ubaldina Camacho, una empleada de limpieza que llegó a Bogotá en 2017 desde Venezuela (donde se crió, aunque nació en Colombia). El mes pasado, estaba en un autobús de regreso a su casa después del trabajo cuando dos hombres, uno con un cuchillo, exigieron saber quién era venezolano. Gritaron que los venezolanos se estaban apoderando del país.Avanzaron por el pasillo y cortaron el brazo a una mujer que intentó escapar. Camacho pudo bajarse en la siguiente parada.En otros países, tensiones similares están aumentando.Emily, de 26 años, huyó de Venezuela a Trinidad en 2018 en un barco con su hijo de dos años y otras 38 personas. Tras luchar contra los mares agitados y quedarse sin combustible, desembarcaron en una playa patrullada por la policía. Emily, quien pidió no publicar su apellido, fue separada de su hijo y detenida.Unos abogados de derechos humanos la ayudaron a encontrar a su hijo y obtener asilo. Ella dice que muchas personas, incluida la policía, hostigan a su familia, por lo que evitan hablar español fuera de su casa.“Te miran como si fueras un animal”, dijo.Perú, Ecuador y Colombia han experimentado el mayor deterioro en la actitud hacia los migrantes, según una encuesta realizada en más de 140 países publicada el año pasado por Gallup. Incluso la alcaldesa progresista de Bogotá, Claudia López, quien se había comprometido a combatir la exclusión y el racismo, dijo el año pasado: “yo no quiero estigmatizar, ni más faltaba, a los venezolanos, pero hay unos inmigrantes metidos en criminalidad que nos están haciendo la vida a cuadritos”.El número exacto de refugiados venezolanos no está claro, en parte porque los países han cambiado sus metodologías de seguimiento y en parte porque al comienzo de la pandemia algunos volvieron a sus hogares en Venezuela y ahora están regresando a medida que las condiciones se deterioran. Pero los datos oficiales muestran que hace poco más de un año había 4,6 millones de venezolanos en el exilio y ahora son 5,4 millones.La economía de Venezuela se ha contraído en aproximadamente 64% durante una depresión de ocho años. Casi uno de cada tres niños venezolanos es anormalmente bajo de estatura para su edad como resultado de la desnutrición aguda, según un estudio de la Universidad Andrés Bello en Caracas.Bajo estas condiciones, miles de familias continúan saliendo a pie y es común verlas en las carreteras colombianas mientras caminan a través de los Andes, a menudo con niños pequeños a cuestas.Las sanciones dificultan la recuperación de la economía de Venezuela, ya que no solo afectan las ventas de petróleo a EE.UU., sino que también a otros países. Esto está empeorando el desastre humanitario, no solo para Venezuela, sino que también para sus vecinos. Las sanciones han llevado a empresas como la española Repsol SA a cortar los lazos con Venezuela, empeorando la escasez de combustible y otros productos.El Gobierno de Biden podría retirar silenciosamente las sanciones secundarias, dijo Geoff Ramsey, de Washington Office on Latin America, una organización de investigación y defensa centrada en los derechos humanos.“Biden no va a levantar unilateralmente las sanciones, pero puede considerar aliviar la presión a cambio de concesiones concretas del régimen de Maduro”, dijo Ramsey.Para que Biden realice cambios significativos en la política de EE.UU., las negociaciones tendrían que incluir un calendario para elecciones libres y justas, la liberación de presos políticos, un mayor acceso para los grupos humanitarios y algunas señales de que el Gobierno está dispuesto a compartir el poder con la oposición, dijo Ramsey.Para avanzar en la mejora de la crisis, EE.UU. necesitará involucrarse con actores clave que tienen influencia en Caracas, incluidos China, Rusia, Irán, Cuba y la Unión Europea, dijo Silva. Pero después de cuatro años de presidencia de Donald Trump, muchas de estas relaciones están “en mal estado”, señaló Silva.Nota Original:Attacks and Insults Greet Venezuelans Fleeing a Ruined HomelandFor more articles like this, please visit us at bloomberg.comSubscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.©2021 Bloomberg L.P.

  • Noticias
    EFE vídeos

    Consternación en Colombia por el asesinato de cinco jóvenes estudiantes

    Buga/Bogotá, 25 ene (EFE).- Decenas de personas acudieron este lunes a los velatorios de los cinco jóvenes estudiantes, tres hombres y dos mujeres, de entre 17 y 18 años, que fueron asesinados el fin de semana mientras se encontraban en una finca en la localidad de Buga, en el suroeste de Colombia. "A veces en Colombia se vuelve cultura estos hechos de violencia y lo que queremos nosotros con esto es que en la memoria histórica esto no desfallezca porque son jóvenes y niños", dijo hoy a Efe el que fue su rector en el Liceo de Los Andes, Robinson Lizcano Echeverry. Las víctimas fueron Juan Pablo Marín Pérez, Nicolás Suárez Valencia, Sara María Rodríguez García, Valentina Arias y Jacobo Pérez, quienes se encontraban en una finca en la vereda (aldea) de Cerro Rico, cerca del casco urbano de Buga, cuando a las tres de la madrugada de este domingo llegaron cuatro hombres armados, timbraron a la puerta y los mataron a tiros. Cuatro de ellos murieron en el acto y Jacobo Pérez fue trasladado a un centro asistencial donde murió el domingo por la tarde. Los atacantes también hirieron al mayordomo de la finca, Ramiro Martínez, de 60 años, y a otro menor de 17 años, Santiago Tascón. Hasta el momento se desconocen los motivos de la matanza y la primera hipótesis de la Fiscalía fue que al parecer intentaron secuestrar al hijo del propietario de la finca, que es un ingeniero. "Se dan cuenta de que no alcanzan a secuestrar a esta persona que se pensaban llevar y es donde ocurre el infortunado hecho del tiroteo", dijo este domingo el secretario de Seguridad de Cali, Carlos Alberto Rojas, a Noticias Uno. En Buga, situada en el departamento del Valle del Cauca, reina la indignación y la tristeza y la Alcaldía decretó tres días de luto oficial mientras que familiares y amigos hicieron misas y homenajes a las víctimas. JÓVENES CON UNA CARRERA POR DELANTE Los cinco jóvenes eran amigos de la infancia, fueron juntos al colegio y estaban en la finca, propiedad del padre de Jacobo, para despedir a Juan Pablo, que se iba a mudar a Medellín para estudiar, según medios locales. En los vídeos que publicaron esa misma noche en redes sociales se les podía ver riendo, festejando, mientras inflaban flotadores y jugaban a lanzar fichas a la rana. "Nicolás, Jacobo, Juan Pablo, Sara y Valentina eran jóvenes con sueños, con disposición de trabajo... Eran jóvenes que estudiaban, se esforzaban, con familias de profesionales que todos los días trataban de hacer patria para que sus hijos tuvieran la mejor educación", recordó Lizcano. Dos de ellos, Nicolás y Jacobo, eran deportistas y representaron al colegio y al municipio en competiciones y ligas de hockey sobre patines; Valentina, la única menor, se acababa de graduar de bachillerato y Sara estaba comenzando el segundo semestre de medicina veterinaria. Nicolás, que acababa de cumplir 18 años, volvió hace poco de una estadía de estudios en Australia para empezar ingeniería mecánica en la universidad, y Jacobo de un intercambio en Canadá, y tenía que comenzar esta misma semana el primer semestre de ingeniería civil, como su padre. Los compañeros del equipo de hockey de Jacobo recibieron su féretro hoy en la catedral de Buga, con la vestimenta deportiva, los sticks en alto y la mirada pesada al suelo, en homenaje a su amigo. CONTRA LA RESIGNACIÓN "Yo creo que en Colombia ha reinado tanto la impunidad que hay un término que se utiliza que es la resignación, pero no podemos seguir pensando desde la resignación", pidió Lizcano, en memoria de los jóvenes. Se trata de la sexta masacre cometida en lo que va de año en Colombia, según el recuento de la ONG Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz (Indepaz). "Es la sexta masacre y aún no acabó el primer mes (de 2021)", denunció el presidente de Indepaz, Camilo González Posso, quien consideró que es "una situación de alarma que ha llamado que desde el Consejo de la ONU se pida al Gobierno que tome medidas extraordinarias". La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, denunció el pasado 15 de diciembre que cientos de personas murieron el año pasado en Colombia en masacres o como víctimas de asesinatos selectivos, lo que ha sido el caso en particular de líderes sociales y exguerrilleros. (c) Agencia EFE